lunes, 31 de agosto de 2015

Descubriendo Madrid en agosto, nuevo espacio gourmet en Serrano 52

En la ultima planta del edificio del Corte Ingles situado en Serrano 52, hay un nuevo espacio gourmet con tres áreas diferenciadas, ideal para visitar en Agosto aprovechando que somos pocos los que nos quedamos en Madrid.




En la ultima planta del edificio se puede encontrar tres diferentes espacios: 

- Una heladeria muy original " Rocambolesc" de Jordi Roca y su mujer Alejandra Rivas de cuyos helados no podemos operinar porque no los probamos.

- Cascabel, ideal para tomar algo a media tarde en la terraza y disfrutar del skyline de Madrid, o tomar un cocktail en el interior con algo de picoteo porque tenia muy buena pinta.



- Street XO. de David Muñoz (tres estrellas Michelin), al que no habíamos propuesto cenar. Lo bueno es que no admiten reservas por lo que no tienes que esperar tres meses para poder descubrirlo, lo malo que no queda mas remedio que hacer cola. En nuestro caso, un día entre semana, en Agosto nos llevó una hora conseguir entrar. Si bien es verdad que cuando nos íbamos a las 22:30 no había nadie por lo que una buena idea es tomarse algo en el Cascabel que puedes ir viendo la fila, y cuando ves que ya se despeja entrar a cenar.



El sitio es muy muy original, tanto en la decoración, en los camareros como en el planteamiento del restaurante por llamarlo de alguna manera. 
Aunque puedes cenar en la terraza lo ideal es hacerlo en la barra porque es aquí donde realmente disfrutas en su totalidad de la experiencia.

El espacio simula los puestos callejeros de comida rápida, y si bien en el tema de comida sí se le asemeja porque no es todo lo confortable que a uno le gustaría, en la calidad de la comida no tiene nada que ver. Excelente. Tanto por la presentación, la originalidad como por la calidad y la mezcla de sabores.

Pero tanto o mas que la comida destacaría el espectáculo. En el interior de la barra se disponen como unos 10 camareros/cocineros, que te explican los platos te atienden en todo momento pero ademas cocinan y ver como se organizan, como gestionan cada una de las comandas, en digno de ver.

¿La copa?, por supuesto en una terraza, esta vez en Cibeles en la azotea del palacio de comunicaciones. La terraza esta bien por las vistas pero son muy pocas las mesas afortunadas que consiguen asiento en la parte del mirador. Ahora si lo consigues el trafico de Cibeles y las vistas de Madrid te hipnotizan. Eso si de día el ruido tiene que terminar siendo molesto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario