lunes, 23 de marzo de 2015

Viaje al valle de Ambroz- Hervas (Cáceres)


Escapada corta a la provincia de Cáceres, al pueblo de Hervas, situado en el Valle de Ambroz.







Dia 1. Madrid - Hervas. Viajamos por la A-5 y AP-66 (Antigua via romana de la Plata), por este camino llegas en autovía casi hasta el mismo pueblo de Hervas. Tras 3 horas, llegamos a la casa rural, El Manatial del Fresno.









La casa rural está compuesta por un edificio principal donde esta la recepción y cafetería y después una zona de campo donde se ubican el resto de bungalows. Lo cual esta genial porque los peques pueden jugar abiertamente por todo el recinto.
Dentro hay algunos patos y conejos que campan libremente por todo el espacio. El recinto dispone de piscina para la época del verano.

Hervas es un pueblo del valle de Ambroz, valle que transcurre paralelo al valle del Jerte. Lo cual no significa que ambos valles estén bien comunicados, así que teniendo en cuenta que no era época de ver la floración de los amare dos, nos dedicamos a recorrer los pueblos de esta parte del valle.

Dia 2. Cruzamos a Salamanca para visitar Miranda del Castañar, La alberca y el parque de Las Batuecas.

Hoy dedicamos el día entero a recorrer pueblos come el coche. Vamos primero a Miranda del Castañar, a una hora de Hervas por carretera comarcas con bastantes curvas.











Miranda merece la pena visitarlo, es un pueblo amurallado que un casco antiguo original muy bien conservado, aunque pinta un poco en retroceso. A penas llegan a 500 habitantes, muchas casas en venta y muchas otras derruidas en las que no parece se quiere invertir.
Recorremos la calle principal, la iglesia, y visitamos La Bodega de la Muralla. Una tienda de souvenirs muy original, emplazada en una antigua bodega que aprovechó la irregularidad del terreno para crear en un pequeño espacio, producción, maceración y distribución del vino. La dueña muy amable lo enseña y explica en detalle.

Después salimos por la puerta detrás de la iglesia donde están los arcos apuntados y recorremos la muralla por el exterior. No si antes hacer una parásita en los columpios que se encuentra justo nada mas salir.

20 minutos mas en coche y nos vamos a La alberca. Bastante más turístico ya las reformadas ofrecen un aspecto diferente al pueblo que resulta muy peculiar y con encanto.




Paseamos por sus calles después de comer y tomamos de nuevo el coche para ir a Río malo de abajo. Hay dos formas de ir, por Sotomayor, o atravesando el parque de las Batuecas. Elegimos la segunda opción por verlo sabiendo que los peques irían durmiendo la siesta. Pero la verdad es que la carretera es muy mala y con muchas curvas, salvo que se vaya a hacer alguna de las muchas sendas que debe haber, no merece mucho la pena la paliza. Para informarse sobre las rutas, lo mejor es ir al centro de información que esta a la salida de La alberca camino justo del parque natural. Allí me pareció ver que tenían montado una especie de parque de estos con puentes elevados y tirolinas.

Para explorar bien todas las rutas, lo mejor es alojarse en la misma Alberca.

Llegando a Río Malo de abajo justo nada mas cruzar el pueblo y antes del puente, hay un desvío a la derecha que indica Meandro Melero.
Hay arranca una pequeña carretera que llegado un momento termina y pasa a ser pista de tierra. Lo mejor es dejar el coche justo donde acaba el asfalto y hacer el ultimo tramo sobre pista de tierra andando hasta llegar al mirador. No porque no se pueda aparcar alli si no porque el ultimo tramo la carretera esta bastante mal ademas de ser bastante estrecha y sin quitamiedos.

Al llegar al mirador tienes una vista espectacular del rio Alagón.

Desde aquí encaminamosa Hervas, por carretera comarcal.

Aunque la ruta del día ha sido muy interesante, se hecha demasiado tiempo en coche por carreteras un tanto complicadas.

Dia3.- Visita a Granadilla y Hervas

Hoy nos quedamos cerca de Hervas para no coger mucho el coche, pero hacemos unavisita muy interesante a Granadilla.

Granadilla es un pueblo como a 20Km de Hervas (iendo en dirección Abadia, te encuentras la señalización), que en 1950 fue expropiado por el régimen al planificar la creación de un embalse en dicha zona.

Poco a poco el pueblo se fue deshabitando hasta quedar convertido en un pueblo fantasma. Pero el embalse nunca llegar a cubrir el pueblo. Recientemente se ha incluido granadilla en un plan de recuperación de pueblos abandonados, y estudiantes de formación profesional han comenzado a rehabilitarlo haciendo una labor espectacular. El pueblo en sí ya es un encanto porque es un pueblo amurallado con un torreón, y rodeado de agua por la cercanía al embalse.
Pero lo curioso y atractivo es que puedes ver el contraste del pueblo abandonado y comido por la vegetación y las nuevas casas que han sido rehabilitadas.
Y en medio el debate abierto de si el pueblo tendría que haber sido entregado a sus antiguos propietarios.....pueblo con polémica y con encanto.

Hay que tener en cuenta que para visitarlo hay un horario, no esta abierto a cualquier hora, pero la visita es gratuita.







Y fuera de la parte amurallada el acceso desde la carretera es otra maravilla, multitud de praderas verdes y arboladas. De hecho a la salida del pueblo hay un pequeño merendero con columpios que hace que sea una muy buena opción de acabar la visita al pueblo con comida en campo.

Nosotros nos fuimos para Hervas a comer. Elegimos, entra la gran cantidad de bares y restaurantes La taperia del convento, y comimos de raciones. Entre ellas unas migas de escándalo, las mejores de todo el viaje!!.

Hervas tiene unos 4000 habitantes y una zona del casco antiguo en una antigua judería que es una de los mejores conservadas de España. Pasear por su callejuelas hasta llegar a la zona del río es un paseo muy agradable. Desde ahí continuamos hasta el puente de hierro donde pasaba antiguamente el tren pero que a día de hoy estaba cortado por el mal estado en el que se encontraba.









El tiempo empezó a empeorar asi que cambiamos la ruta a la churrera, por los columpios que se encuentran a la entrada del pueblo al lado del parque municipal en la zona de la pradera. Tampoco visitamos el castañar por la época del año en la que nos encontramos, ya que al ser un árbol de hoja caduca. Pero en otro momento debe de ser interesante, de hecho la madera y el cuero es la referencia del pueblo.

Nos despedimos de esta zona, echando en falta haber sacado tiempo para visitar Candelario y haber traído el bañador para hacer una visita a Baños de Montemayor. En otro viaje será.

Dia 4. Hervas - Madrid

De camino a Madrid paramos en Plasencia para hacer una visita corta. Recorremos el casco antiguo primero la plaza mayor de ahí a la oficina de turismo que se encuentra al lado de la catedral y de ahi encaminamos hace la iglesia de San Nicolas y hacemos una parada en la cafetería del parador para ver su interior que merece mucho la pena.
Volvemos a la plaza mayor para terminar comiendo en el restaurante gredos, muy bien.  Pidiendo un menu típico extremeño, y menu de diario, pero todo muy bueno y el trato muy bueno sobre todo por la atención a los peques.







2 comentarios:

  1. a fin de mes hago -mas o menos- esa excursión.

    Me guardo tu post, que seguramente me será muy util.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espero que te sea de utilidad y que disfrutes del viaje. A la vuelta nos cuentas que seguro podrás completar con mas información practica. gracias por tu comentario.

      Eliminar